Todos deberíamos pasar un día en un campo de refugiados

«Hablamos de música, de la muerte y de Facebook, yo les hablé de Madrid y contesté varias veces a la pregunta de si estaba casada. Horas después, me preguntaron si había bares en Madrid y yo, de forma inesperada, rompí a llorar porque claro que había bares en Madrid, que ellos no podrían disfrutar jamás. Más tarde, Arnau me reprocharía entre risas que, a pesar de que me contaran que habían matado a su familia delante de ellos, que no tenían nada, que escapaban de la muerte, a mí lo que me conmovió realmente fue pensar que nunca podrían entrar en los bares que yo frecuento con naturalidad»

<3 en Librújula <3

Anuncios

!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s